Reseña Histórica De Guadalajara De Buga

Tour 360 Hotel San Julian
6 diciembre, 2016
Parque José María Cabal
23 enero, 2017
LA CIUDAD SEÑORA DE COLOMBIA’ Al llegar los españoles al valle del río Cauca, en 1536, encontraron un pueblo grande, cuyas gentes pescaban en una laguna y les ofrecían pescado diciendo “gorrón”, por lo que los llamaron “gorrones”, y a su pueblo, el Pueblo Grande del Pescado. Sus mujeres eran hermosas, y al igual que la historia de Roma, la de la provincia de Buga comenzó con el “rapto de las Hermosas”, que permitió la fundación de Cali, Popayán y Bogotá. Los aborigen^ huyeron a la montaña, hoy páramo de las Hermosas, y se pintaron de rojo con bija, en señal de guerra, y desde entonces se conocieron como “bijados”, y luego “pijaos”, los indios de guerra. Fundada cinco veces desde 1550, la ciudad de Guadalajara, de la provincia de Buga, se asentó en 1570 en la margen sur del río que hoy la baña, pero tres años después una creciente destruyó parte del poblado, y fue trasladada a la margen norte, donde permanece. En ese mismo evento la ciudad fue marcada por la aparición, en su río, de la imagen del Señor de los Milagros. Pobladores suyos iniciaron el cultivo de la caña de azúcar en Colombia, al sur de la provincia. En el siglo XVII sus moradores participan en la pacificación de los pijaos, en la cordillera Central, emprendida por la Audiencia de Santafé, y fundan pueblos en su provincia desde Palmira hasta Bugalagrande y Toro. En 1746, los jesuitas abren en Buga el primer colegio del occidente colombiano. El 9 de julio de 1766 un terremoto destruye la ciudad, y deja muros arruinados, sobre los cuales se reconstruyó. En 1794, los próceres y mártires José María y Miguel Cabal fueron desterrados, por colaborar con Nariño en la publicación de los Derechos del Hombre. Luego del Grito de Independencia, Buga se une a las Ciudades Confederadas del Valle del Cauca, y sus tropas dan la primera victoria a la causa independentista en el Bajo Palacé. El general José María Cabal, jefe militar de las Ciudades Confederadas, ganó varias batallas por la libertad. Su amigo, el coronel quiteño Carlos Montúfar, fue fusilado en la plaza de Buga, en 1816. Un mes después de la Batalla de Boyacá, el valle del río Cauca logró su independencia en el campo de San Juanito, junto a Buga. Una asamblea reunida en la hoy catedral, a fines de 1830, logra que la gobernación de Popayán continúe con Colombia, que se desmembraba. Bolívar, ya en su lecho de muerte, lo agradece en carta a la ciudad. A mediados del siglo XIX se crea en Buga el primer Tribunal Superior del occidente colombiano. El general Mosquera toma la ciudad en la batalla del Derrumbado, durante la guerra civil de 1860. La ciudad crecía en importancia, y a finales del siglo se construyó el hospital y se empezó a construir el primer acueducto, por la época en que el doctor Manuel Antonio Sanclemente (1814-1902) fue elegido Presidente de Colombia (1898-1900). En ese tiempo empieza a florecer la arquitectura republicana, característica de la ciudad, y el templo del Señor de los Milagros, nombrado basílica menor, reemplaza a la ermita vieja. En 1908 se crea el departamento de Buga, que en 1910 se une al de Cali para formar el Valle del Cauca. La arquitectura de la ciudad sigue renovándose, hasta la Gran Depresión de 1929. En 1951 se inician las ferias anuales de exposición agropecuaria. Dada la forma en que su arquitectura refleja las distintas épocas que ha vivido el Valle del Cauca desde la Conquista, fue declarada Patrimonio Nacional en 1959. En 1967 se crea la Diócesis de Buga. En el 2013 es incluida dentro de la Red Turística de Pueblos Patrimonio, junto con quince pueblos más.